sábado, 22 de diciembre de 2007

BELCANTO ENTRE SEMANA


Cuando te suenan las caras de las aeromozas, comienzas a comprender que tienes un serio problema de viajitis aguda, y muchas probabilidades de que te veas envuelto en overbookings, retrasos y demás finezas. Ayer, precisamete, sufrimos tres horas de retraso en Gatwick y casi dos horas de clausura involuntaria en un avión sin la menor intención de despegar. Parecía como si media población mundial pasase por Londres antes de ir a casa por navidad. Pero bueno, así tuvimos tiempo Luis y yo de departir sobre la disoluta vida de Sybil Sanderson, que para el que no lo sepa fue musa de Jules Massenet y destinataria inicial de obras como "Thaïs" o "Esclarmonde".


Acaban (parece) de publicar esta biografía, que su autor comenzó hace más de cuarenta años -si mi inglés no falla- y me la compré en el Covent Garden porque desde que mi buen amigo Paco le dedicara dos artículos hace años, me ha fascinado su historia. Poco he leído aún del libro, pero me encuentro capacitado para decir que a Sybil, definitivamente, le iba la marcha...

Los enlaces a los artículos son:

http://www.mundoclasico.com/articulos/verarticulo.aspx?id=0011337

http://www.mundoclasico.com/articulos/verarticulo.aspx?id=0011459

Bueno, y después de este paréntesis vamos a las experiencias musicales londinenses.

Con los dos conciertos del Barbican (en principio, sólo uno) se cerraba la primera parte de la gira Malibran, que se retoma en Basilea (sede de la orquesta que la acompañará entonces) el 11 de enero. Entre ambas partes, una función de "La Cenerentola" en Zurich, justo para despedir el año y que Coco os comentará puntualmente.
Después del ímpetu de sus conciertos españoles (Madrid más que Barcelona) vi a la Bartoli más calmada y serena, atacando con más seguridad filados y agudos, y disfrutando cada pieza desde la tranquilidad que da llevar casi veinte conciertos a sus espaldas. Como en Madrid, donde dije que para mí sería el "jit" de la gira, lo que más me emocionó fue la escena de Desdemona (insuperable), y por supuesto el "Infelice", que necesita una voz y un temperamento como el suyo para brillar de ese modo. De bises, Rataplan, de nuevo Cenerentola -culminando con el trino final que tanto nos gusta- y, según dijo, el último contrabandista de la gira. Estaba recuperándose de un resfriado y quizás por eso obvió el aria alternativa de "L'Elisir d'amore".

Después de un buen rato con Vivienne Westwood ("he looks so...death" dijo Klaus y nos reimos bastante) o con Moshe Leiser y Patrice Caurier (responsables de su genial "Turco in Italia" del Covent Garden o de la próxima "Clari" en Zurich), Cecilia estuvo hablando con Klaus, Catherine, Luis y conmigo, sobre el resfriado, lo genial que le parece el grupo flamenco que lleva (son de Málaga parece ser), la próxima "Cenerentola", o el (como ella lo llama) "Maraton Malibran" de Paris. Se me olvidó preguntarle por el DVD del concierto de Barcelona, aunque según me comentaron posteriormente mis amigos, ya dijo textualmente "está grabado, bien, pero veremos si sale..." La cosa no está clara, quizás no quedó contenta con el resultado de la grabación.

Al día siguiente tocaba "Cenerentola" en el Covent Garden, con el debut -en la casa y en el rol- de Magdalena Kozená. Sin ser una noche redonda vocalmente, salimos satisfechos.

Así de glamurosa aparecía en los carteles la mezzo checa, en esta producción genial, fabulosa, redonda, perfecta y mil adjetivos más de Leiser y Caurier. Trasladada a la italia de los cincuenta, me pareció divertidísima, muy cuidada y trepidante. El trabajo con los actores fue de primera, sobre todo la caracterización de las dos hermanastras y Don Magnifico (los más golosos, claro). Soberbio Alessandro Corbelli, que ha pasado de Dandini a Magnifico -no sé si por primera vez- y que cada día me parece mejor buffo. Toby Spence, que no pareció tener una buena noche en el estreno, estuvo bastante correcto, diría que más que eso, y excepto en el aria del segundo acto -donde algún agudo falló- hizo un Ramiro muy respetable (mucho mejor que los Tarvers, Von Bothmers y demás que hay sueltos por ahí). Alberghini sustituyó a un indispuesto Degout, y no lo hizo nada mal, y Regazzo (el momento en el que despliega las alas doradas es genial) muy buen Alidoro.

Un clip de la producción para el que no la conozca (con los cantantes del estreno en 2000)

http://esales.roh.org.uk/christmas/video/cenerentola.aspx

Dejo para el final a la prota, of course. Ya comentó en alguna ocasión la Kozena que el repertorio belcantista no le interesaba demasiado, por lo que nos extrañó que aceptara un papel como el de Cenerentola para presentarse en Londres. El reto fue importante, y aunque cantó impecablemente durante toda la noche (o casi), con una voz que personalmente considero bellísima, patinó en el rondó final. Y claro, debe sentarle fatal a uno ir salvando poco a poco todos los escollos -aunque las variaciones sonaban más a Mozart que a Rossini- y fastidiarla al final. Las notas más agudas han sido su talón de Aquiles últimamente, y si sumamos eso a los nervios de cantar una pieza ya no conocida, sino archiconocida, pues el cocktail es mortal. No creo que se vuelva a atrever con esto después de las diez funciones que le quedan aún...
Por supuesto, esperáis que ponga el rondó de marras, pero no voy a ser malo haciéndole a Magda todo lo contrario a un favor, y os pongo otros momento famosos...




...Y cuando parecía que iba a acabar la escapada a Londres, quiso el destino depararnos (qué poético) una sorpresa como guinda final. Al salir de la Royal Opera, y después de arrodillarnos ante un vestido que llevó en los cuarenta nada menos que la Flagstad expuesto en el vestíbulo, oímos un "Hola!" ¿Y quién era? pues nada menos que la Bartoli con su marido (o novio, o como sea), Oliver Widmer, que también salían de la función. Volvimos a hablar de La Cenerentola de Zurich, que cantará precisamente con Widmer ("il mio Dandino") y le comentamos lo fácil que le iba a resultar mejorar a su colega. Fuimos malos, sí, y un poco realistas ;-) pero es que después de oír, el día antes (y dos veces!!) un rondò como el suyo qué quereis que os diga...

Pues eso es todo por hoy, esta semana que entra toca concierto Malibran-Garcia-Viardot en el Maestranza, como aperitivo de "La Mort du Tasse" de Manuel García que se representará el 3 de enero. Ya os contaré, saludos navideños!!!

3 comentarios:

Mei dijo...

Yo también la ví más relajada en Berlín, Coco, el rodaje del concierto se nota...

Espero que se pueda salvar la grabación del concierto del Palau pero el que ya no se haya emitido por la ZDF da que pensar...

¡Feliz año!

ximo dijo...

Coco, las fotos de la Bartoli tienen delito ¿no?.
Esperemos que el concierto se edite.
Bon Nadal!

Parsifal dijo...

Pero mira q coincidimos en Londres y tambien en las mismas funciones!! Jo! El grupo de españoles q estaban detras de mi mientras esperabamos a que la Bartoli saliera de los camerinos el 21 de diciembre era vosotros????!!!